Durante los meses de frío, muchas personas optan por poner en casa alfombras para crear un ambiente cálido y acogedor. Una empresa de lavado de alfombras en Madrid te puede echar una mano al final de la temporada para asegurarte de que se quedan en perfectas condiciones antes de retirarla.

Pero también es importante cuidar el modo en el que se van a guardar para que se conserven del mejor modo posible. Para asegurarte de que no hay rastro de ácaros, es importante hacer un buen lavado de alfombras en Madrid, como el que lleva a cabo una empresa especializada.

Una buena forma de proteger tu alfombra es colocando una sábana bajera en la parte superior. Con ella encima se puede empezar a enrollar desde un lado hasta el opuesto. Hay que procurar que esté bien compacta. Para una mayor protección, se puede colocar una funda de su tamaño, con la que se evitará que se manche de polvo durante el tiempo en el que esté guardada.

Lo ideal es poder dejarlas en un lugar fresco, ya que las altas temperaturas no son buenas para las alfombras. El calor afecta a las fibras, al igual que el frío extremo. Además, a ciertas temperaturas es posible que crezcan hongos, que terminarán afectando a los tejidos. Sucede lo mismo con la humedad, por lo que hay que buscar espacios secos en los que colocarlas.

Ten en cuenta que las alfombras suelen ser pesadas. Por eso, se aconseja que no se pongan de pie, ya que se pueden deformar. Lo ideal es que siempre se guarden en horizontal, aunque puede resultar difícil encontrar armarios en los que quepan las más grandes.

La suciedad es un peligroso enemigo de estos accesorios. La limpieza de las alfombras de tejidos delicados es aún más importante. En Tintorerías García contamos con años de experiencia en este trabajo.